En Ámsterdam, una visita por el Blender Institute

DE SERRUCHOS Y CÓDIGOS LIBRES

El colega Juan Francisco Páez, integrante de nuestro  Laboratorio SLAD, tuvo la oportunidad de visitar el Blender Institute en la ciudad de Ámsterdam y compartir experiencias con los creadores de esta poderosa herramienta que ha impactado en el universo del diseño y la animación 3D. Aquí nos relata esta maravillosa experiencia.

Yo soy animador, o mejor dicho, Generalista 3D (animador me queda grande y chico a la vez, hago más que animar pero soy pésimo animando). Pero seguro tu no. Seguro eres arquitecta, diseñador, contadora, abogado, carpintero, profesora o “lo que sea”. Piensa en la herramienta de trabajo que usas: Autocad, Photoshop, Excel, Word, “un serrucho”. Bueno, Mi herramienta es Blender. La uso TODOS los días, tal vez algún día del fin de semana no, pero casi todos los días seguro, 6 horas por día mínimo. Seguramente tu herramienta también la uses un montón. Seguro editas fotos, serruchas, haces fórmulas…

Usando esta herramienta trabajé mucho, gane algo de plata, la ahorré y me fui a pasear por Europa (ahí sí que no usé Blender por un tiempo) y una de esas ciudades europeas que visité fue Ámsterdam que, más allá del atractivo obvio, tenía algo particular: en Ámsterdam está  Blender Institute. Básicamente el lugar que desarrollan mi herramienta de trabajo, mi serrucho digital. Aclaro que Blender es una herramienta por la cual, a diferencia del los serruchos, no pagué ni un peso, más allá de alguna que otra suscripción o tutorial que decidí pagar. Y no es que la conseguí pirata ni nada, es así, gratuito y libre.

Bueno, en fin, previo contacto vía mail entre el Planetario de la ciudad de La Plata (donde estoy trabajando) y el Blender Institute, me acerqué al lugar un viernes, el día que recibían invitados.

Es 9 de febrero. Hace mucho frío, nieva un poco. Camino por calles y canales con nombres (irreproducibles) en holandés. Después de un rato buscando, toco timbre en una pequeña casa dentro de una zona que pareciera tener bastantes oficinas.

Siento un ruido y me abre la puerta Ton. Sé que a ti, que eres arquitecta, abogado, contadora o carpintero Ton no te suena a nada. A mi si: Ton Rossendaal es el que creó Blender. Fue como si te abriera la puerta Bill Gates, Robert Autodesk, Philip Adobe o Gepetto en persona. Antes que le dijera nada, (hay testigos que vieron mi mandíbula rodar por el piso, lo que me impedía emitir sonido alguno) él me dice en un inglés trabadísimo: “you are Juan, from Argentina”. Trago saliva y paso.

Hablamos un rato y, como llegué antes, me comentó que íbamos a tener que esperar a que se terminara la jornada. Le conté sobre mis trabajos, un poco sobre Belisario (proyecto hermoso para el cual trabajé) y que las autoridades del Planetario de Ámsterdam no habían respondido los mails para poder proyectarlo ahí. Mala suerte. El me comentó sobre cómo iba la muy esperada versión 2.8.

Después paseamos por el estudio donde vimos algunos bocetos de Spring, el nuevo corto que están desarrollando.

Ah otra cosa, además del software, desarrollan ahí las open movies: cortos animados financiados por el público que, al ser finalizados, les dan a quienes contribuyeron todo el material que se usó para crear el corto (modelos, tutoriales, texturas, todo) como material de estudio y a los que no contribuyeron les dan un corto hermoso para que vean y algo de ese material.

Cuando se hicieron las 18 horas, Ton abrió un Six Pack y nos ofreció una cerveza. Nos sentamos en una mesa con el equipo (8 personas aproximadamente) y le dieron comienzo a una reunión semanal.

Lo primero que hicieron fue presentarnos y me dieron el espacio para que contara lo que estaba haciendo. Sorprendido por la repentina atención, pude improvisadamente mostrar un fragmento de Belisario y me hicieron algunas preguntas. Después de eso cada uno en la mesa comenzó a mostrar y comentar los avances semanales de Spring.

Vimos el proceso, nos preguntaron si se entendía la idea, escuchamos las discusiones. Fue genial saber que tenían las mismas discusiones que tenemos en nuestros proyectos, el intercambio de ideas de ilustradores programadores animadores y modeladores. También fue increíble ver como este equipo tan pequeño es responsable del desarrollo de una herramienta que es tan potente y que utilizan tantos usuarios. Y cómo sería imposible sin colaboración de esa gente que el programa siga creciendo.

Pero lo mejor es algo que ya me lo suponía, la cercanía que se siente con estas personas que me invitaron una cerveza para que escuche como venían trabajando con un programa que utilizo libremente.

Unos días después de que volví a Argentina anunciaron que para el desarrollo de la nueva versión, la 2.8 el Blender Institute iba a ser trasladado a un lugar más grande en Ámsterdam. Así que estoy muy contento de haber conocido la casa original, la que vio crecer este hermoso programa y ya ansioso de “llenar el chanchito” para partir rumbo a Holanda otra vez, a su nuevo hogar.

Entiendo que las herramientas son eso, herramientas y que lo que más vale es la persona y la técnica que tenga para expresar una idea. Pero cuando la herramienta expresa por tantos lados técnicas tan efectivas e  ideas tan profundas que uno comparte es muy difícil no tener “puesta la camiseta”.

Antoni Gaudí -arquitecto, diseñador y escultor-, decía: “Para hacer las cosas bien es necesario: primero, el amor, segundo, la técnica”. A estos muchachos les sobran las dos.


Nota especial de la redacción del SLAD

Nuevas oficinas del Blender Institute

El Blender Institute se está mudando a una oficina mucho más grande! Esto proporcionará suficiente espacio para equipos más grandes, como el Blender 2.8 Code Quest, o para la producción y capacitación de películas.

Se encuentra a 2 paradas de metro de la estación central de Ámsterdam, por lo que es fácilmente accesible. Actualmente se encuentran realizando una serie de construcciones adicionales para agregar funcionalidad.

¡Disfruta de este recorrido rápido realizado por el entusiasta Ton Rossendaal!

 

Juan Francisco Páez
Nació en 1990 en la ciudad de La Plata, Egresado del Bachillerato de Bellas Artes, Licenciado en Diseño Multimedial de la Universidad Nacional de La Plata. Trabajó para publicidad y para el Planetario ciudad de La Plata. Es generalista 3D en el Laboratorio de Fotografía Imagen y video del Instituto de Investigación Criminal y Ciencias Forenses del Ministerio Público - Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires. Estudia y Trabaja con Blender desde 2009.
Juan Francisco Páez on EmailJuan Francisco Páez on Facebook

Share This