Ilustración libre

CUANDO EL SOFTWARE LIBRE Y LA EFICIENCIA VAN DE LA MANO

La decisión de adoptar el software libre generalmente asusta a los artistas gráficos más experimentados, pero este miedo es inútil y produce dependencia, destruyendo la confianza en su propio potencial creativo.

Los softwares libres pasan desapercibidos por profesionales recién formados, principiantes o antiguos profesionales ya viciados en desarrollar sus materiales gráficos con herramientas propietarias. Cuando tocamos tema en el medio profesional oímos todo tipo de respuestas, pero la más estridente es que el software libre todavía tiene un largo camino por recorrer para ser verdaderas opciones profesionales.

Es decir, estas personas declaran abiertamente que no confían en el potencial del opensource.

¿Será eso verdad?

Soy ilustrador, diseñador y dibujante de cómics en Río de Janeiro y sé que vivir del arte es un gran desafío en cualquier parte del mundo. La falta de reconocimiento ya la conocemos todos los que tenemos el arte como vocación y pretendemos sobrevivir de el. Esto sólo es fácil de superar cuando se tiene determinación y una dosis generosa (y diaria) de resiliencia.

Mi elección en modificar la forma en que creo todas mis trabajos ha generado un pequeño impacto negativo en las personas a mi alrededor. Esta decisión me complicó con mis empleadores anteriores y ya en mi estudio personal, los clientes también se asustaron. He llegado a pensar que el hecho de elegir Linux como único sistema operativo de mi estudio y el software libre como herramientas definitivas podría dificultar aún más el trabajo al fin de cuentas.

No es común que alguien cambie una licencia de Adobe por un Gimp como lo hice, pero mi satisfacción en usar este programa formidable es enorme porque realmente funciona de la manera que necesito.

Si lo que la gente necesita es resultados, no deberían preocuparse por las herramientas que utilizamos para lograrlo. Pues ahí vino mi primera enseñanza del trabajo con software libre: en primer lugar YO no debería preocuparme por lo que piensan y trabajar en la optimización para presentar mi mejor resultado.

Aquí en mi estudio, el Gimp asumió el lugar de Photoshop y con gran rendimiento. Simplemente no sentía falta alguna de las características del programa de Adobe e incluso descubrí algunas ventajas sobre su competidor.

Hay un representante para los gráficos vectoriales: Inkscape. Es un programa que genera vectores al estilo Coreldraw (sólo que estable) y con una interfaz amigable. Hay colegas habituados a programas propietarios que creen que Inkscape no puede trabajar con CMYK, Pantone o producir para la impresión. Basta unos días trabajando con Inkscape para percibir su potencial gigante dentro de una interfaz tan simple.

Otro aliado de peso es MyPaint. Este programa entró en el lugar del Corel Painter con gran eficiencia. Liviano y poderoso al mismo tiempo, permitió que yo produjera artes con efectos similares a los de pinturas al óleo, carbón, aerógrafo o acuarela (mi favorito).

Sólo con estos tres programas me alejé completamente de las soluciones propietarias, pero todavía había varios otros conejos en la galera: conocí a los pocos otros geniales programas como Krita, que uso poco debido a mi preferencia por Gimp y MyPaint, pero que percibí es un aliado complejo e infinitamente eficaz en la manipulación de imágenes. Diría que podría ser definido como una combinación de mis dos programas favoritos en uno solo. Para quien tiene miedo de quedarse sin Photoshop al migrar a Linux, recomiendo claramente a Krita en caso de que la persona no se sienta tan a gusto con la interfaz del Gimp.

Otra herramienta que pasó a dominar el acabado de objetos en mi estudio es Scribus, que podría ser considerado el sustituto de InDesign. Funciona perfectamente bien para finalización de variados materiales como banners, carteles, carpetas, portadas, embalajes, papelería y, por supuesto, libros y revistas. Ante esta lista, por lo tanto, todavía no sé en lo que falta probarlo para acercarlo a una disputa con InDesign. Aquí en el estudio lo considero un competidor a la altura. No deja nada que desear.

Para los gráficos 3D tenemos el Blender. Si estamos buscando una aplicación opensource que podamos considerar mejor que un similar propietario, Blender ciertamente se encuadra como superior. No estoy exagerando! En varios núcleos de producción donde se requieren las rutinas más complejas, está Blender haciendo las funciones de tres o cuatro aplicaciones propietarias con extrema eficiencia y de forma más económica en procesamiento, uso de recursos y (¿por qué no?) de costo de licencias.

Hay muchos otros programas maravillosos y mi voluntad es usarlos todos. Pero necesito contener mis ganas en función del cumplimiento de los plazos de mis labores.

Mi impresión final sobre el uso de Linux y software libre para un estudio de ilustración es que no existe una forma tan completa y económica de hacer frente a otros procesos estandarizados y con tanta eficiencia. Es una experiencia que favorece, sobre todo, mi creatividad porque exige que yo esté aprendiendo todo el tiempo a ejecutar mi arte de la forma más optima posible.

De esta forma todos tenemos para ganar y evolucionar.


Nota: el artículo original fue traducido de su idioma original por la redacción del SLAD


TRABAJOS DE SAMI SOUZA

Sami Souza
Diseñador, ilustrador e historietista graduado en UNESA (Río de Janeiro- Brasil).
Utiliza para su trabajo creativo solamente Linux y herramientas de código abierto.
Por diez años produjo ilustraciones para libros didácticos de universidades estatales de enseñanza a distancia, cómics para la Jornada Mundial de la Juventud, cómics institucionales sobre donación de órganos y sobre igualdad racial para el Instituto Serpro.
Sami Souza on DeviantartSami Souza on EmailSami Souza on FacebookSami Souza on FlickrSami Souza on InstagramSami Souza on Youtube
Share This